En estos momentos todos hemos atravesado situaciones que dificultan el manejo de nuestros ingresos y más aún de nuestros ahorros, por eso te dejamos 5 tips para que puedas aplicarlas y conseguir tus objetivos.

Tip 1:

Tenemos que gastar menos de lo que ganamos. Si nuestros gastos superan nuestros ingresos, vamos a estar constantemente apagando incendios y probablemente nos vamos a endeudar, pues las preocupaciones y las deudas nos van a llevar a malas decisiones. La emoción más importante en las finanzas es el hábito del ahorro. Ahorrar un porcentaje de nuestros ingresos apenas los recibimos hará más fácil este hábito.

Entre los gastos que debemos evitar son los altos costos de los servicios financieros. Por ejemplo, en Valiu estamos comprometidos en ofrecer servicios a precios que permiten a más y más personas poder acceder a remesas.

Tip 2:

Cuando ya estamos ahorrando algo, debemos crear un fondo o una reserva para imprevistos. Lo ideal es tener ahorrado y disponible el equivalente a los gastos de un par de meses. Este fondo nos permitirá reaccionar mejor si nosotros o alguien cercano tiene algún golpe de mala suerte en el trabajo o de salud. también podremos hacer pagos rápidos para protegernos en caso de alguna calamidad. La prioridad es la protección de la alta inflación o devaluación, por eso el dólar Valiu es perfecto, pues se puede guardar con nosotros sin estar preocupados por la devaluación del Bolívar.

Tip 3:

La mejor inversión es pagar nuestras deudas. Cuando ya tenemos el futuro cercano organizado podemos pensar con cabeza fría en el futuro más lejano. Generalmente, el siguiente paso es pagar nuestras deudas, en particular las que tienen las tasas más altas, como las tarjetas de crédito, el gota a gota y similares. Las tarjetas de crédito suelen tener tasas de interés cercanas al 30%. Pagarlas es hacer una inversión con una rentabilidad del 30%. Si tenemos deudas y pagamos lo mínimo, estamos sólo asegurando la rentabilidad del banco.

Tip 4:

Al evaluar inversiones, hay que dudar de las que nos garantizan grandes rentabilidades en muy poco tiempo. En términos generales, las inversiones pagan alrededor del 5% anual en el corto plazo y hasta 10% en el largo plazo pero, si alguien nos promete rentabilidades de 15% y más en apenas meses, es probable que esa inversión sea muy riesgosa. Es más importante el retorno de nuestro dinero que el retorno sobre nuestro dinero.

Tip 5:

Sólo cuando ya tenemos las gastos bajo control, tenemos un fondo o reserva, ya pagamos deudas y ya evitamos las ganancias fáciles, podemos empezar a considerar todas las alternativas de inversión. Estas dependen del momento en el que estamos en nuestro ciclo de vida. Cuando estamos jóvenes hay que recordar que nuestro mayor activo es el valor presente de todos nuestros salarios futuros, es decir que la mejor inversión es en nuestra educación, ya que eso aumentará décadas y décadas de ingresos futuros.

Cuando ya estamos hablando de ahorros financieros es importante cuando jóvenes correr algo de riesgo. Casi tan peligroso como no ahorrar es tener una inversión muy conservadora desde muy joven. Hay que analizar las inversiones con cuidado pero tener confianza que el tiempo está a nuestro favor si tenemos una pérdida temporal. Más adelante, digamos entre 40 y 55 años, el enfoque pasa a conservar lo ahorrado. Ya no tenemos tanto tiempo para recuperarnos de una mala inversión y al final es una cuestión de ir administrando cómo nos vamos gastando lo ahorrado. En ese momento, se trata de asegurar que nos durarán lo suficiente para mantener nuestro estilo de vida durante el retiro.